El principio de inducción es, en matemáticas, como esas herramientas que no pueden faltar en una casa. Sirve para demostrar un montón de resultados, y es fácil de entender y manejar. Éste es un ejemplo para tuiteros, en 114 caracteres.

Como los tuits se los lleva la corriente y no todo el mundo navega por esos lares, mejor lo amarro a este noray. Por si a alguien le sirve de ayuda.

Recuerda que puedes seguirnos en Twitter, en Facebook, en YouTube y en Google +.

Nota: Esta entrada participa en la Edición 5.9: Enma Castelnuovo del Carnaval de Matemáticas, cuyo anfitrión es el blog Que no te aburran las M@tes.

Share This